El café y sus pecados

Su esencia es la total coquetería y su aroma el perfume penetrante que me envolvió desde la primera vez.
No hubiera pasado nada entre el café y yo (se los juro!) si hubiera logrado evitar que me tocara los labios. Sigue leyendo…