Siendo mamá: ¿qué hago si mi hijo se siente triste?

¿Triste? ¡Tu pequeño está triste!… No hay nada más desolador que ver los tiernos ojos de tu pequeño derramar lágrimas de tristeza…

La depresión infantil puede aparecer en cualquier etapa del desarrollo del niño.

Aunque no lo creas, incluso en los primeros meses de vida de un bebé pueden aparecer en él cuadros depresivos, asociados a un cambio o pérdida de la persona que cuidaba del lactante, especialmente si se trata de la madre (como cuando vuelve a trabajar y tiene que ser llevado a una guardería) o cuando la persona encargada de su cuidado no responde correctamente a las necesidades del pequeño.

¿Cuáles medidas prácticas puedes tomar?

  • Más de la acostumbrada atención: Tu niño (tu niña) necesita atención, sentir que el interés se centra en él.
  • Juega con él (o con ella). Mediante el juego le será más fácil hablar sobre sus problemas. Por ejemplo, “esta muñequita (este osito) está muy triste, ¿por qué será?…”
  • Leele cuentos que te den pistas de lo que le ocurre. Indaga sobre lo que piensa sin que se sienta analizado.
  • Abrázalo, bésalo y tranquilízalo. Que tu pequeño se sienta querido en todo momento pero sin sobre protegerlo ya que puede sentirse agobiado y abrumado.
    Refuerza su comportamiento positivo y elogiarlo. Mostrarse abiertos y animarle a que exprese sus sentimientos.
    Fomenta en tu familia hábitos saludables. Hacer ejercicio, dormir suficiente, consumir comidas saludables, limitar las horas de videojuegos y/o tv ayudarán a su equilibrio no sólo físico sino también emocional.

 

Deja un comentario