Tu pareja te maltrata: Señales que lo confirman

¿Tu pareja te maltrata? Desde hace tiempo te das cuenta que las cosas no están bien, incluso algunos familiares y amigos sinceros han intentado decírtelo con tacto, sin embargo te resistes a ver lo que está sucediendo. No, no te golpea pero es el único límite que no ha cruzado… entonces si no te golpea no es maltrato… ¿o quizás sí?

Antes de aceptar o rechazar la posibilidad de maltrato por parte de la persona que se suponía era tu “otra mitad”, tómate el tiempo para analizar fríamente las siguientes señales que lo confirman o lo descartan:

  1. Crítica Constante. Es verdad que las parejas no pueden tener la mismas opiniones en todo ya que somos seres humanos independientes en cuanto gustos, habilidades y puntos de vista; sin embargo si todo lo que haces, la manera en que vistes, el trabajo con que te ganas la vida, la comida que preparas, la crianza que das a los hijos de ambos, los programas que ves, las aficiones que tienes, los amigos que frecuentas y cualquier otra cosa que pueda ser parte de tu identidad como persona, son puntos en cuestión los cuáles son constantemente criticados por tu pareja y peor aún de una manera humillante y ofensiva, es un fuerte indicio de maltrato y violencia psicológica.
  2. Medidas de coerción. Existen muchas medidas a las que un individuo que maltrata a su pareja puede recurrir para mantenerla sometida, por ejemplo uno muy común es limitar o controlar los ingresos económicos, medida que especialmente es usada cuando uno de los miembros de la pareja no cuenta con un trabajo fuera de casa y enfatizamos fuera de casa porque el hecho de que no perciba ingresos por limpiar la casa, cocinar, cuidar de los niños, lavar trastes y ropa, ¡uff!, no convierten a dicha persona, quién por lo regular es la mujer, en una persona desocupada sino solamente alguien sin dinero propio que trabaja 24/7. Otras medidas más son burlas humillantes, el uso de apodos y comparaciones con otras personas, quizás alguna anterior pareja, algo como “Fulanita, mi primera novia de verdad tenía un cuerpazo ¿por qué tu has engordado tanto? a ella me la encontré el otro día y sigue tan bonita como entonces…”
  3. Violencia activa… pero sin llegar a los golpes. Gritos, insultos y amenazas se suceden uno tras otro cada día… o quizás todos a la vez. Todos necesitamos comunicarnos con los seres humanos con quien convivimos y más aún con la persona con quien compartes tu vida. No obstante el uso de dichos recursos agresivos no es comunicarse. Por lo tanto, si apenas intentas tocar un asunto delicado como la falta de trabajo o dinero, la educación de los niños, su flirteo con otras personas, diferencias con los familiares políticos, etc y ya está encendiéndose de ira como un cerillito y las palabras hirientes borbotean de inmediato ¡aguas! algo malo está pasando aquí…

Por otra parte no hay que confundir con maltrato las diferencias de personalidad, costumbres o gustos que desembocan con discusiones y problemas leves en una pareja. Sólo tú y nadie más, si analizas de manera honesta y objetiva las anteriores señales de alerta, puedes aceptar que eres víctima de maltrato o respirar con alivio si entiendes que no es tu caso.

Ahora bien, tras analizar las señales de alerta has corroborado lo que tanto temías… ¿qué puedes hacer para terminar con el maltrato? La respuesta a dicha pregunta se analizara en un próximo artículo.

 

Deja un comentario