Pedro Infante: Lo Malo

Como ya platicábamos en el artículo anterior, muy a pesar de la admiración que podamos sentir por la brillante trayectoria del Ídolo del Cine Mexicano, Pedro Infante, no podemos cerrar los ojos a los escándalos que marcaron su vida personal, así que ahora hablemos de:

Lo malo

  • Acusado de Bigamia. Para muchos es conocido el hecho de que Irma Dorantes fue esposa de Pedro Infante e incluso es del dominio público que tuvieron una hijita, pero… ¿realmente era su constante coestrella su esposa legítima?… Lo cierto es que la polémica sigue después de todos estos años, puesto que la única esposa legal del cantante, María Luisa León Rosas, lo acusó de bigamia e inclusive aseguró que Pedro había falsificado documentos de divorcio con el propósito de casarse con la actriz Irma Dorantes, aunque esta última sostiene que era un matrimonio legítimo y que su anterior esposa se negaba tercamente a otorgarle el divorcio. Por cierto, el caso llegó hasta la Suprema Corte y el dictamen confirmó la nulidad del matrimonio del actor con Irma Dorantes, por lo que al fallecer Pedro Infante, tanto Irma como su pequeña hija, sufrieron al ser apartadas de la familia y herederos legales.
  • Atracción hacia mujeres muy jóvenes (casi niñas). Hemos de tener en cuenta que en aquellos años podían verse bodas (o parejas) de hombres mayores con chicas adolescentes (al igual que en algunas provincias México en estos días todavía), sin embargo existen autores que muestran su extrañeza por no decir desaprobación al saber que los romances del actor, primero con Lupita Torrentera y después con Irma Dorantes, empezaron cuando ellas eran menores de edad, en el caso de la primera cuando sólo era una niña de 14 años, al grado de que tuvo su primer hijo de él al cumplir 15, en tanto que Pedro tenía 29.
  • Siempre infiel. Aparte de las tres mujeres ya mencionadas, el artista tuvo una larga lista de romances, aunque dichas mujeres no son tan conocidas por no haber tenido hijos reconocidos con él. Hoy en día ninguna mujer con dignidad y amor propio toleraría ser una de estas relaciones eventuales extramaritales del cantante, y mucho menos soportarían la desdicha de estar en los zapatos de la que él aseguraba era “la mujer más importante en su vida”, la señora María Luisa León, quién lo amó y le fue leal toda su vida a pesar de no ser correspondida de la misma manera.

Finalmente, después de haber analizado lo bueno y lo malo del actor más reconocido del Época Dorada del Cine en México, nos resta hablar de el halo de misterio que rodea a esa leyenda que se llamó Pedro Infante, lo cual haremos en el siguiente artículo de esta serie.

 

Deja un comentario